de La Botanica: Chefs Analizan La Indentidad, La Cultura y La Comida.


*Actualizado; artículo originalmente escrito en junio del 2015: estamos llegando al primer año de aniversario de haber abierto nuestras puertas a pesar de que Arabella Daniels y Beto Rincon se hayan retirado a causa de querer  obtener otras carreras y otras metas. Queremos de cualquier manera  reconocer la gran contribución que ofrecieron para hacer realidad nuestro sueño de “La Botanica” especialmente a “La Sugarbomb” Arabella Daniels. Ojala que sus caminos siempre estén llenos de luz y con sus pancitas siempre llenas.
FB_IMG_1459539814163
Maribel Hermosillo photo by Mari Hernandez

 

Written by Maribel Valdez Hermosillo
Translated by Jake Lefker

Imagine si alguien logró combinar los poderes de curación de vegetales frescas y locales con la experiencia de Tejanxs con una pasión profunda para el sabor fresco. Pues, eso es exactamente lo que representa La Botanica, un Restaurante Vegano que abrió sus puertas en junio en la calle N. St. Mary’s. La gente ya esta hablando de La Botanica por todas las razones correctas.


Rebeca Lopez de Rebel Eats lleva su pasión carismática y vibrante por la comida vegana saludable y creativa a la comunidad con la ayuda de sus co-conspiradores culinarios: Chef Arabella Parlati Daniels y Chef Jose Alberto “Beto” Rincon. Aunque varían sus antecedentes y experiencias coloridos, es obvio que este trío tiene una química desarrollada por el amor que comparten por la justicia social, la música tradicional veracruzana llamada Son Jarocho, el desarrollo comunitario y, por supuesto, la comida.


Arabella Parlati Daniels servirá como Chef de La Botanica. Una mujer queer del sur de Louisiana, ella trabajó 10 años en el sur de Mississippi y ahora lleva 5 años en Tejas. Recibió su licenciatura en Español y Derechos Humanos de University of Southern Mississippi. Ella es una educadora y organizadora comunitaria para los derechos de inmigrantes y trabajadores agrícolas. Además, Arabella dirige Son Semillas, un programa en el Santo Anto Cultural Arts en el cual enseña el arte de Son Jarocho a la juventud del lado occidental de San Antonio.
Jose Alberto “Beto” Rincon es un tejan@ de Seguin, Tejas. Recibió su licenciatura en Psicología de Texas Lutheran University e hizo dos concentraciones en Español y Geografía. En Texas Lutheran University, él era el presidente de la Asociación de estudiantes mexicanos-americanos (Mexican-American Student Association). Él fue el aprendiz de Seguin LULAC Community Garden dónde continuó sus esfuerzos como organizador comunitario de justicia de comida.

Beto y Arabella serán instrumentales en el desarrollo del jardín en La Botanica con el cual quieren integrar la participación de estudiantes de bachillerato.

La comunidad de San Antonio y visitantes afortunados tendrán la oportunidad de gozar de un menú creado meticulosamente para reflejar la diversidad del trío. El trío elevará platos favoritos locales mientras demuestran que un estilo de vida basado en las plantas puede curar nuestras comunidades sin faltar el factor “mmm.”

Las creaciones resplandecientes de este trío espectacular vienen de inspiración de New Mexico, el sur de Mexico, Tejas, y Louisiana. Seguramente, el menú reflejará su amor por las influencias de la costa de golfo, San Antonio y el uno al otro.

Tuve la oportunidad de charlar con los Chefs de La Botanica sobre cómo sus identidades y experiencias cambiarán la manera en la que se ve y se prepara la comida vegana en San Antonio.

Maribel Valdez Hermosillo: ¿Cuándo se dio cuenta de que querría ser un chef?

FB_IMG_1459539804842
Arabella Daniels photo by Mari Hernandez

 Arabella Parlati Daniels: De hecho, no pasó así. Ando tratando de entender eso todavía. Me siento mucho mas cómoda con el titulo de “Cocinadora” porque eso es lo que soy y así es cómo me entrené, como cocinera en casa. Siempre he querido a la comida. Mi mamá me burla que yo hacía sonidos de extasía cuando me amamantaba cuando era bebe. Desde el momento que salí del útero, yo era un bebe gordo. Y no creo que mi amor o pasión por la comida haya parado en ningún momento. El hecho que me crecí en el sur de Louisiana con acceso a una de las mejores tradiciones culinarias del mundo fue un derecho de nacer y ha intensificado mi amor por la comida.

Jose Alberto “Beto” Rincon: Mejor dicho, en diferentes etapas de mi vida, me atraía a la preparación de comida. Me dijeron en mi primer trabajo que iba a lavar platos pero el primer día me informaron que yo iba comenzar a entrenarme en la cocina. Nunca lavé ni un plato en los primeros dos años pero si me convertí en un cocinero. Con el tiempo, me promovieron al gerente de los bufetes de fin de semana. Durante mi niñez, me enamoré con la comida hecha en casa ya que mi ‘buelita era una cocinera que compartía todos sus recetas con sus hijos y nietos. Mi ‘buelita tendía a un jardín en su casa así que ella me expuso a la importancia de la jardinería desde el principio. El ambiente de mi niñez me cultivó la pasión por la cocina.

Maribel: ¿Cómo se influye su identidad de organizador comunitario y activista a la manera que Ud. ve a la comida?

Arabella: Primero que nada, pasar los últimos 10 años organizando sobre cuestiones de inmigración y trabajadores agrícolas ha impactado mucho a mi perspectiva de la comida en general. Cuando estaba en la universidad en Mississippi, yo trabajaba en una planta de procesado de pollo como supervisora de seguridad. Caminaba por la planta, buscando peligros de seguridad. Esto quiere decir que yo ayudaba a los empleados de línea que se hirieron, usualmente una variación de amputación. Observé un hombre con el brazo completamente rasgado del hombro porque se lo agarró en una parte del equipamiento. Él no tenía papeles así que la compañía lo despidió. Lo dejaron discapacitado, desempleado, y con un montón de gastos médicos. Tales experiencias me han hecho sentir muy frustrada. Reconocer la experiencia de trabajadores agrícolas es un aspecto importante en una vida basada en las plantas.

Beto: La comida y la comunidad forman parte de mi identidad como organizador comunitario y activista. Yo como, duermo, sueño de día y sueño de noche las estrategias por las cuales podemos involucrar más gente con sus sistemas de comida: el sistema global de comida, el sistema de comida en los Estados Unidos, y el sistema local de comida de nuestras comunidades respectivas. Si podemos involucrar mas personas en el concepto de un sistema de comida, continuaremos a ver iniciativas en los esfuerzos de mejorar tales sistemas en los cuales dependemos para alimentarnos y alimentar a nuestras familias.

Maribel: En los próximos 10 años, ¿cómo ve Ud. la trayectoria de la revolución de comida en San Antonio? ¿Cómo ayudará su involucramiento en La Botanica con el desarrollo constante de esta cultura?

Arabella: ¿Qué es una revolución de comida y cómo puedo evitarla? Promuevo más las abuelitas en la cocina enseñándonos a nosotros, los jóvenes, cómo cocinar. No estoy impresionada con la gente joven (incluyendo a yo misma) y lo que traemos a la mesa. Me interesa mucho más aprender de la gente, especialmente mujeres de color, las cuales llevan siglos construyendo las tradiciones de comida en San Antonio y en este país y son ellas las que no reciben el crédito que merecen por ayudarnos llegar dónde estamos en cuanto a la gastronomía. La cosa que me emociona más de La Botanica es trabajar en una cocina manejada mayormente por mujeres. Creo que la industria de comida es algo bien macho y racista en varias maneras. Anticipo trabajar en un espacio que desafía tales narrativas. No podría encontrar un equipo de trabajo más maravilloso que hace tanto por la comunidad. Danny Delgado (co-dueño y creador de La Botanica) y Rebeca Lopez no son solamente organizadores comunitarios importantes, sino también siempre ofrecen sus habilidades y espacios a otras personas en San Antonio que también trabajan por la comunidad. Estoy orgullosa de trabajar en un restaurante que considera que ayudar a los demás e invertir en su comunidad son de igual importancia que el éxito financiero.

Maribel: ¿Qué experiencia traerá Ud. a la cocina de La Botanica?

Arabella: Empecé a cocinar cuando yo tenía 8 años. Mi papá prefería quedarse afuera leyendo el periódico y fumando cigarrillos que pasar tiempo conmigo. De hecho, pensó que la mejor manera de utilizarme era mandarme a cocinar la cena mientras él hacía eso. En esa entonces, me enojaba, pero ahora me doy cuenta de que él me cultivó la pasión por la comida. Creo que tengo una ventaja que la mayoría de los demás no tiene, la cual es crecer en una cocina. Se puede aprender cómo cocinar un roux bueno en una clase de cocina, pero se aprende cocinar un roux espectacular cuando toca hacerlo por muchos años. Nunca he tomado una clase de cocina en mi vida pero me he crecido cocinando cerca a buena comida y buenos chefs cocineros. Esa forma de experiencia se puede dar una intuición sobre la comida la cual no se puede enseñar en una sala de clase.

Beto: Mis años de experiencia como cocinero ayudarán a replicar los platos que desarrollarán mayormente Arabella y Rebel. La Botanica crecerá como una joya en la comunidad de N. St. Mary’s y la de San Antonio en general a través de la pasión que tengo por aprender más sobre la cultivación de mi propia comida y las maneras en las que otras personas y hasta restaurantes pueden cultivar su propia cosecha para su consumo.

Maribel: ¿A qué debe anticipar San Antonio este verano cuando abre La Botanica?

Arabella: Comida bien pinche sabroso. El propósito de cocinar es alimentar a la gente y hacer que se sienta bien. Ni siquiera pienso yo en dar de comer a la gente algo que no es rico y que no le hará sentir aún más feliz que sintió al entrar.

Beto: Un cambio único a la comida vegana en San Antonio ya que nos enfocaremos en sabores, ingredientes y recetas inspirados regionalmente y cultivados localmente.

Maribel: ¿Qué le atrae en cuanto a los poderes de curación de la comida vegana?

Arabella: Hace poco, tuve el privilegio de vivir y trabajar por 7 meses en la región veracruzana de Tuxtlas en México. Trabajé específicamente con un grupo de muchachas jóvenes con el propósito de conservar comidas tradicionales y plantas medicinales de la región. Entrevistábamos a muchos ancianos y una de las cosas que me golpeó era que la mayoría de las dietas indígenas tradicionales eran dietas basadas en las plantas: frijoles negros cocinados con pedazos de chayote, y un caldo espesado con hierbas y masa. Luego, miraba yo a los viejitos (la mayoría tenían más de 90 años), y no tenían muchas de las complicaciones medicas que tenían sus hijos que comían comidas procesadas, sodas y más carnes. Eso me impactó mucho. Me provocó la curiosidad de volver a los Estados Unidos e investigar platos tradicionales basados en las plantas los cuales tal vez hayamos perdido u olvidado.

Beto: Una cosa que definitivamente me atrae en cuanto a los poderes de curación de la comida vegana es que es un tratamiento alternativo para cosas como el cáncer y por eso amo y respeto el poder verdadero de la comida. Es que puede ser absolutamente divina y si escogemos las comidas correctas, entonces realmente tiene poderes de curación. Con los años he sido más escéptico con los efectos de largo plazo de la medicina convencional así que los poderes de curación de la comida son muy importantes para mí.

Maribel: El equipo de cocina en La Botanica consistirá del equipo de sueño: Rebeca Lopez, Beto Rincon y Arabella Parlati Daniels. ¿Cómo se conocieron? ¿Cómo es su química? ¿Cómo ayudará su química a transformar la comida vegana ofrecida en San Antonio?

Arabella: Todos nos conocimos a través de Son Jarocho, y es chistoso. Nuestra química es genial y no puedo enfatizar la cantidad de emoción que tengo por trabajar con Beto y Rebeca, los cuales son mis amigos y excelentes seres humanos en general. Rebeca es una de las personas más positivas que uno podría querer que sea parte de su vida. Ella es muy alentadora y cariñosa y balancea bien mi personalidad, la cual a veces es excesivamente directa e intensa. Beto también, es tan buen hombre que a uno le toca sonreír cuando esta en su presencia. Creo que entendemos y respetamos de dónde viene cada persona en cuanto a nuestras perspectivas de la comida y los aspectos de su cultivación y consumo. Estoy emocionada para trabajar con alguien que entiende la importancia del labor, la agricultura y la estacionalidad en cuanto la comida que cocinaremos en La Botanica. Así que, básicamente, un equipo de sueño es correcto.

Beto: Arabella y yo nos conocimos a través de nuestro circulo mutual de amigos, músicos, activistas, educadores, y organizadores comunitarios en Austin, hace unos 5 años ¿más o menos? Aun en esa entonces, hablábamos de comida y compartíamos proyectos chéveres de comida que vimos. Rebel (Rebeca) y yo por fin nos conocimos el año pasado después de haber escuchado mucho del otro. Ella sabía que yo estaba estudiando comida académicamente y que estaba bien involucrado en la jardinería comunitaria. Yo vi su marca y las fotos de sus eventos que tiró bajo su negocio de servicio de comidas veganas, Rebel Eats. Entre nosotros tres, hay muchas ideas. Lo chévere de esta colaboración es que todos nosotros estamos emocionados para aprender de los dos otros miembros. Todos estamos aquí para ayudarle a Rebel (Rebeca) elevar el trabajo que ha hecho por años. Arabella y yo estamos increíblemente emocionados para elevar nuestras habilidades por trabajar en el jardín de La Botanica, hablando de maneras para abrir el jardín a la comunidad y desarrollando nuestro talento culinario mediante el proceso creativo. Afortunadamente, los tres compartimos un compromiso a la comunidad, a la salud y a la gente. Esta característica compartida nos dejará guiar La Botanica hacia nuevos niveles como nuevo restaurante vegano en San Antonio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *